El sector educativo denuncia “las políticas regresivas” del Consell este 23M y reivindica “una educación pública de calidad”

Educación defiende el "modelo equilibrado" de las proposiciones de ley y asegura que cumplen “con el programa electoral votado por la mayoría”

Guardar

Aula vacía en un colegio
Aula vacía en un colegio
El conjunto del sector educativo valenciano sale a la calle este jueves 23 de mayo. Profesorado, alumnado y personal administrativo no universitario están llamados a una huelga convocada por la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública para exigir la paralización de las proposiciones de ley educativas del Consell —Libertad Educativa y Concordia— que consideran “regresivas, que atentan contra los derechos de la educación pública y pervierten el significado de la palabra libertad”. Varias movilizaciones y manifestaciones se sucederán a lo largo del día en Elche, València, Castellón y Alicante, a las 18 horas desde las escaleras del Instituto Jorge Juan.Entre las demandas planteadas por la Plataforma en estas reivindicaciones se encuentran la exigencia de recursos necesarios para una “verdadera inclusión educativa”, la negociación de la mejora de las condiciones laborales y salariales del personal docente, la continuidad del Edificant, así como la reducción de la burocracia, el incremento de plantillas y la reversión de recortes. Además, los sindicatos y colectivos educativos también justifican la acción como una manera de “decir sí al valenciano”, posicionarse en contra del distrito único “segregador” y reivindicar la enseñanza de los valores éticos y democráticos.Sin embargo, las posturas se encuentran “muy alejadas”, como reconoce el propio conseller de Educación, José Antonio Rovira. "Su planteamiento pasa porque todo vuelva a las políticas del gobierno del Botànic. Los valencianos sí que quieren la libertad de elección de centro y la libertad dentro de un modelo de compensación de elección de lengua base porque así lo han votado”. Además, el responsable de Educación recuerda que la nueva ley educativa contempla otros cambios como “la vuelta a las notas numéricas o sustituir horas de programas interdisciplinares por más matemáticas o más inglés".

Defensa del valenciano y contra el distrito único

Entre los motivos que han provocado la protesta de la comunidad educativa y los sindicatos se encuentra la reclamación de la bajada de ratios de estudiantes por clase, así como la retirada del nuevo paquete legislativo en materia de Educación que prevé aprobar el actual Consell formado por PP y Vox. Una ley, como la de plurilingüismo, que desde la Plataforma apostillan que busca “arrinconar al valenciano” y piden que se “garantice su oficialidad plena y efectiva en la escuela y en la administración”. Los sindicatos también se manifestaron en contra de la denominada Ley de Libertad Educativa y del nuevo sistema de distrito único para el próximo curso 2024-2025. Los padres y madres podrán escoger qué colegio prefieren y se adjudicará priorizando tres criterios: tener hermanos en el mismo centro educativo, la proximidad del domicilio y la renta familiar. Un cambio de paradigma que desde la Plataforma lamentan que “acabará segregando a la infancia en función de sus posibilidades económicas”.Además, la huelga de este 23M demanda la mejora de las condiciones laborales y salariales del profesorado como “incrementos retributivos, la reducción de horas lectivas de los docentes mayores de 55 años o el aumento de las plantillas”, destacan desde la Plataforma en Defensa de l’Ensenyament Públic. En esa misma línea, Marc Candela, coordinado de Acción Sindical del Sindicat de treballadors i treballadores de l’ensenyament del País València (STEPV), reclama “mejorar las condiciones laborales del profesorado para recuperar los 15 puntos de valor adquisitivo que se han perdido desde 2010”. Desde la Conselleria, sin embargo, José Antonio Rovira expone que su asombro y reconoce que no entiende “qué tienen en contra los sindicatos de educación de recuperar las notas numéricas, incrementar las horas de Matemáticas, de que los padres puedan elegir el centro que deseen mediante su libertad de elección a través del distrito único o de que las familias puedan elegir también la lengua base con la que se eduquen sus hijos”.

Desencuentro de posturas

El pasado lunes se produjo un intento de diálogo para tratar de llegar a un acuerdo, pero se convirtió en la constatación de que Plataforma y Conselleria tienen dos visiones completamente contrapuestas. Precisamente, desde STEPV, uno de los sindicatos integrantes de la Plataforma, insisten en que no hubo “la mayor intención” por parte de Educación de acercar posturas para “buscar soluciones al conflicto”. Candela apunta a este medio que la reunión fue “más bien todo lo contrario, porque se ratificaron en sus políticas”.Los sindicatos y colectivos que integran la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública y que han convocado esta jornada de huelga son FAMPA-València, STEPV-Intersindical Valenciana, Federació d’Educació CCOO PV, UGT Ensenyament Serveis Públics PV (UGTSP-PV), Escola Valenciana, CAVE-COVA, CGT Ensenyament, SEPC València, BEA, Sindicat d’Estudiants, Associació de Directors de Primària-PV, Associació de Directors de Secundària, Federació de Moviments de Renovació Pedagògica PV, ADIDE-PV, FAMPA-Enric Valor, FAMPA Penyagolosa y València Laica.Por su parte, José Antonio Rovira defiende el “modelo equilibrado” de la proposición de ley de libertad educativa que considera que busca “cambiar la política de imposición” por una de “promoción lingüística” y señala que la movilización responde a una “huelga política”. De esta manera, Rovira rechaza que sea “casual” la elección de la fecha ante la cercanía de las elecciones europeas y recuerda, ante la falta de acuerdo con los sindicatos, que las medidas implantadas por su área responden al programa electoral con el que el Partido Popular se presentó a las elecciones autonómicas “y que ahora estamos cumpliendo, tal y como ha querido la mayoría de la ciudadanía que así lo refrendó en las urnas”.

Diferencias también en los servicios mínimos

Otros de los puntos de discrepancia en referencia a la huelga de este jueves 23 de mayo han sido los servicios mínimos establecidos. Tanto CCOO como STEPV los han calificado de “abusivos” y exponen que “solo un tercio del personal de atención educativa podrá ejercer su derecho a huelga”, mientras que en el caso del profesorado de Infantil y Primaria los servicios mínimos serán “el doble que en anteriores huelgas”. A pesar de estas críticas, la conselleria de Educación explica que los servicios mínimos previstos son los mismos que en huelgas anteriores y apunta a una “mala interpretación” por parte de los sindicatos.

Archivado en:

Destacados